Todo sobre Mad Men.

Por Luci Porchietto.

Mad Men me gusta desde el primer capítulo. Sé que no a todos les sucede lo mismo. Al principio el ritmo de la serie es lento, moroso, arbitrario (aburrido, incluso, dicen algunos). Luego, con el correr de las temporadas la lógica se va acelerando y va quedando atrás esa especie de borrachera de Campari a la tardecita que es la serie en sus primeros episodios.


Don Draper, en cambio, demoró en convertirse un héroe para mí. Primero la quise a Peggy, después a la señorita Holloway, y mucho más tarde al pobre Don. Él se las arregla para no llamar la atención, ni siquiera a los espectadores. No es fácil ser un héroe tan oscuro. No quedan dudas: es su propia silueta la que cae entre los carteles rutilantes de Nueva York en los títulos: una mujer gigante y hermosa parece sostenerlo con su pie. Nunca sucede. Don Draper no deja de caer –o volar– entre la mampostería de una ciudad nueva.

Porque Mad Men es viejo y nuevo a la vez. Es, en realidad, el germen de lo nuevo: los hombres que están en el lugar justo en el momento indicado. Son publicistas, es Nueva York y empiezan los sesentas. Es estar en el punto preciso donde algo está gestándose. Es gestarlo, incluso. Entre tanto tufillo de novedad se respira un aire un poco inocente, casi pueril. Porque no hay novedad que no suene algo desmesurada con el correr del tiempo. Las publicidades de Starling Cooper, el corto que dirigió Salvattore (pobre de él, nunca tuvo aire), las modas, todo eso, nos causa algo de ternura. Pero no hay más: lo que sigue a ese gesto paternalista que sólo podemos esgrimir porque han pasado cincuenta años, es sólo dolor. El dolor de saber de dónde venimos.


Ahora, en Mad men no sólo hay hombres, sino mujeres. Cuesta un poco adaptarse a ver la naturalidad con la que el maltrato sucede en los primeros capítulos. Las cosas han cambiado, no lo suficiente, pero sí para que nos resulte increíble (nunca inverosímil) el modo en el que tratan a Peggy el día de sus inicios como secretaria, o la manera en que Draper se dirige a su mujer, o cómo los vecinos del barrio acogen a la única divorciada a la vista. Claro que como en toda buena historia los quiebres no dejan de encontrar intersticios, y ahí aparece Peggy, la primera heroína, defendiendo a capa y espada su lugar, ganándoselo antes, haciendo méritos y dejando todo en el camino para llegar a tener oficina incluso en medio de la misoginia. Y está la amante bohemia de Don, que lo lleva a recitales de poesía y le hace ver que el mundo es vasto e impredecible. Y está Holloway, con sus tetas enormes, ganándose el mundo sin más armas que su feminidad. Poder ver todo ese proceso, el modo de habitar ese mundo de hombres que encuentran las mujeres, incluso la odiosa Betty Draper, es impagable.

El día que vi el último capítulo de la cuarta temporada de Mad Men (todavía no lo pude borrar de mi disco rígido: es un tesoro, y no exagero) después soñé mi propio fin de temporada. En el sueño Don Draper, callado, con esos ojos vidriosos de tanto alcohol, intentaba decirme algo. Igual que el Draper de verdad (el de la serie, digo, porque para mí es real) a pesar de estar callado me transmitía algo urgente con sus gestos. “Hay que salir corriendo” dijo, al fin, con un hilo de voz: “Viene una tormenta, hay que salvarse. Después, todo mejora”. Yo, en el sueño, le hacía caso, ¿cómo desoír un consejo de Don Draper, si él ve todo incluso antes de que ocurra? Salí corriendo. Soñé con Draper, soñé conmigo. Tarde, es verdad, el héroe era parte de mi percepción, mi experiencia y mi mundo. Entró de a poco, de a gotitas, y ese tiempo lento, moroso, paciente, fue el que hizo que la serie se tornara tan verdadera.


Mad Men es la historia de muchos personajes enormes, descomunales, adorables y preciosos pero es sobre todo la invención de ese tiempo único en el que las cosas suceden justo cuando deben suceder y 1960 es, de un modo extraño pero indiscutible, la forma más precisa de la nuestra contemporaneidad.

Anuncios
Published in: on noviembre 26, 2010 at 2:09 pm  Dejar un comentario  

Gloria a Mad Men

Estoy abducido por Mad Men… lo admito. Hace casi una semana, me vi uno de los últimos episodios de la segunda temporada y todavía sigue rondando en mi cabeza. Fue tan genial, tan intenso y tan redondo que no me lo puedo olvidar.


Que es la mejor serie de tv, que los Grammys, que la decoración, que los actores, etc. Todo eso pasa a segundo plano cuando uno está abducido por una serie.

Trato de despejarme y ver otras cosas. Películas, pero no hay caso. Me pongo a leer, no hay caso.

Todo me hace acordar a Mad Men. Y me da nostalgia. Hago lo imposible para evitarlo. Darme un tiempo, “estirarlo”.

Pero nada es como Mad Men.

Para despedirme de esta declaración patética, les dejo una frase de Hernan Casciari sobre la serie:

“Pero sepamos esto de una vez y para siempre: por fin se podrá decir de alguna película, dentro de unos años, veinte o cincuenta años, la siguiente frase: “Fui al cine a ver tal cosa, y lo que vi casi, casi, estuvo a la altura de Mad Men”.

Published in: on noviembre 26, 2010 at 12:45 am  Dejar un comentario  

Las mujeres y el papel higiénico

“¿Qué hacen las mujeres con el papel higiénico?”. Ya sé, la pregunta da pié para que se responda de manera grosera, ordinaria y escatológica. No es esa la intención de la pregunta.

Lo mío es un interrogante más… más… filosófico.

No me interesa saber “qué” es lo que hacen, ni el cómo. Me interesa saber el por qué.

La gracia de la filosofía, es que esta se hace preguntas últimas. O sea, por aquellas que van en la búsqueda del sentido final, de las cosas.

Pretendo no caer en la categoría de machista, pero hagan la prueba. Dejen un rollo de papel higiénico cerca de una cantidad X de mujeres. Verán que en cuestión de minutos desaparece.

Así, como por arte de magia.

Claro, nunca es bueno generalizar… claro que no. Pero los invito a hacer la prueba.

Published in: on noviembre 26, 2010 at 12:23 am  Dejar un comentario